Toletvm II

noviembre 12, 2013 en Castilla la Mancha, España, Península ibérica, Toledo

Es difícil encontrar una ciudad con tal cantidad de edificios históricos por metro cuadrado como Toledo, por ello nos hemos visto obligados a partir la visita en varias partes, y he aquí la parte II.
Empezamos la mañana visitando la Catedral Primada, obra maestra del gótico y una de las tres más importantes e imponentes de España.
Está erigida a Santa María, y se cree que está asentada en los restos de lo que fue la mezquita mayor de Toledo, posterior al edificio obispal visigodo que estuvo en este mismo lugar. Tardó varios siglos en edificarse, concluyendo en tiempos de los Reyes Católicos, al cerrarse los pies de las bóvedas de la nave central.
Catedral Primada de Toledo, plaza de “Los Tres Poderes”

Detalle del Óculo
Uno se siente
pequeño ante la majestuosidad e inmensidad de la catedral, iluminada con la tenue luz que entra por las vidrieras y por el magnífico, aunque semi-oculto rosetón, además de por la curiosa construcción de “El Transparente“, un óculo al final del transepto de la Catedral, policromado y esculpido, que arroja un haz de luz sobre el muro absidal (concebido en forma retablo),  que se encuentra a la misma espalda del altar. – Es una obra de Narciso Tomé, arquitecto mayor de la Catedral-.
Todo el templo una maravilla en sí mismo, hasta la pequeña capilla mudéjar junto a la Puerta del Perdón, enclavada en la torre de los escribanos, que no terminó de erigirse por miedo a que el piso cediese). Imperdible, en el acceso al claustro, la capilla de San Blas, una construcción concebida como “gran mausoleo funerario” con una preciosísima cúpula ochavada, una auténtica joya de finales del siglo XIV.
No puede faltar un paseo relajado por la impresionante sillería del coro, donde un rico bestiario mitológico repuja todos y cada uno de los detalles de los asientos y troneras del coro. Algunos seres son absolutamente fantásticos.
Detalle sillería del Coro

 

Puerta del Perdón (no es la puerta de acceso,
sólo para altos estamentos eclesiásticos)
El Transparente
Dentro de la visita al templo se puede incluir, o no, a gusto del consumidor, la subida a la torre (ojo, que sólo hay a unas horas concretas) y contemplar unas buenas visitas de la ciudad desde el lugar de descanso de la “Campana Gorda“; un interesante artilugio de proporciones descomunales, actualmente rajado en un lateral, que cuenta con varias leyendas a sus espaldas, como una en la que se cuenta que, al tañirla por primera vez, San Pedro, en el cielo, creyendo que era la campana del Vaticano, bajó a atender la llamada, pero que al descubrir que había sido la de Toledo, mandó un rayo para partirla… Otra leyenda asegura que  cuando se tocó por primera vez, se rompieron todos los cristales de Toledo. E incluso llegó a escucharse en Madrid.
Cúpula Capilla de San Blas

 

La Campana Gorda

 

Detalle rotura Campana Gorda

Sea como fuere, este espectacular instrumento, es actualmente una de las campanas más grandes del mundo, colgada en campanario. Tiene poco que envidiar a otra monstruosidad musical como fue Tsar Kolokol (la campana de la Zarina, en Moscú), que nunca llegó a ser tañida…

Pero como queríamos otra panorámica diferente de Toledo, que nos cautivaba sin remedio desde las alturas, emprendimos rumbo hacia la Iglesia de los Jesuitas, o de San Ildefonso, donde se puede subir hasta las torres y cruzar el pasillo que las une, desde donde se captan mejores planos. Una vista espectacular desde donde se contempla gran parte de la ciudad, con la Catedral Primada y el Alcázar como protagonistas absolutos. En el interior destacan su precioso tabernáculo, rico en matices coloristas gracias a sus mármoles taraceados, situado a los pies, aunque levemente separado de la plasmación de la Descensión de la Virgen en la que impone la casulla a San Ildefonso.
Interior Iglesia de los Jesuitas

 

Panorámica de Toledo desde los Jesuitas
Verdaderamente cerca de esta iglesia, está otro templo sagrado, este, conferido a San Román, vigilado de cerca por una estatua a Lope de Vega. Actualmente alberga el museo de los Concilios y la cultura Visigoda,  un lugar que merece y mucho la visita,  aunque las vistas de la torre no sean espectaculares como al principio pueda prometer su voluminosa estructura, todo el interior es una auténtica joya, donde podemos encontrar una nave dividida en tres claros segmentos, con columnas visigodas, incluso romanas y pinturas murales del siglo XIII, realmente fascinantes. La entrada es gratuita y es un regalo para la vista, además alberga piezas arqueológicas de época visigoda. Atención a los arcos polilobulados y a algunas pinturas realmente “inquietantes”.
Panorámica de nave central y retablo plateresco de San Román
Muertos levantándose de sus tumbas (San Román)

 

Detalle arco heptalobulado (San Román)
Con el estómago gritándonos, decidimos hacer una (pen)última visita, a la Iglesia de Santo Tomé, para admirar El entierro del conde de Orgaz, una de las obras maestras de el “toledano” Doménicos Theotokopulus, El Greco, situado en la capilla de la Concepción, donde está enterrado Gonzalo Ruiz de Toledo, quien fuera alcalde de la ciudad. Según cuenta la leyenda, en su entierro aparecieron San Esteban y San Agustín, para colocarlo sobre su tumba, que es precisamente la escena que nos relata el famoso cuadro. El interior del templo es de dimensiones moderadas, decorado en una mezcla de estilo ea caballo entre mudéjar y gótico flamígero, con mucho pan de oro.
Mano de Fátima
Después de una merecida comida y un descanso, para intentar asimilar todas las cosas que se iban descubriendo a nuestro paso, nos acercamos al recién inaugurado Museo de la España Mágica, donde nos encontramos objetos, figuras, símbolos de nuestra mitología, de nuestras raíces, leyendas, y antiguos ritos, provenientes de los cuatro puntos cardinales de nuestra piel de toro. Además está enclavado en los bajos de una cueva árabe del siglo X, lo que, pese a no ser muy grande, le confiere un toque muy profundo. Además, según cuentan sus regentes, las manos de Fátima que se pueden observar en dicha cueva son originales y datadas del siglo X, lo que las convertiría en dos de las reliquias más antiguas de las que se conservan, de su categoría, en nuestro país.
Museo de la España Mágica

 

Cata de cervezas en la fábrica de DOMUS
Pero además de deleitarnos la vista, también lo tiene que hacer el paladar, así que última visita, la fábrica de cerveza Domus, una de las mejores cervezas artesanas españolas, bastante desconocida para el público en general, donde, en una discreta y modesta nave industrial, se unen alambiques y barriles para generar todos los tipos de cerveza (hasta siete) y derivados que crean. Aconsejamos probar las tostas caseras para acompañar la degustación de cervezas, una combinación perfecta.

Tierra de Historia, de religión, de cultura, del mazapán, de la cerveza, y de mil cosas más, Toledo se merece sin duda el calificativo que ostenta como Patrimonio de la Humanidad.

Vista nocturna de la Catedral Primada

Y con las expectativas rebasadas, después de ver una preciosa panorámica de la noche toledana en todo su esplendor, volvemos, rumbo a Madrid.